2008-06-28

349. Manifiesto de solidaridad con España

MANIFIESTO DE SOLIDARIDAD CON ESPAÑA

¡ QUIERO SER SOLIDARIO !

¡ ME MUERO DE GANAS DE SER IGUAL QUE LOS DEMÁS ESPAÑOLES !


Tengo la nacionalidad española y soy español. Vivo en Cataluña y quiero ser solidario con el resto de los españoles y viceversa.

NO QUIERO ser diferente, pero sí quiero ser y tener los mismos derechos y las mismas condiciones de vida que todos ellos.

POR ESO:

QUIERO: Que mi I.P.C., ( el último del 4,10 % ) sea el de la media de toda España, o sea, el 3,80 %. Cada año es superior en Cataluña y me aleja del resto de los españoles.

QUIERO: Que una vivienda en Barcelona, valga lo mismo que otra en cualquier punto de Extremadura. El costo de una en Barcelona me permitiría comprar tres en Extremadura, vivir en una y alquilar las otras dos y así conseguiría incrementar mis ingresos.

QUIERO: Que el agua, que yo pago a 18,00 EUR m3, valga igual que la de una urbanización próxima a Valencia, que cuesta 0,20 EUR m3.

QUIERO: Que el billete ordinario del Bus de Zaragoza con un costo de 0,75 EUR, sea lo que me cuesta a mí, que ahora pago 1,15 EUR por desplazamiento urbano.

QUIERO: Que el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales del País Vasco, que ahora está exento, sea igual para mis hijos cuando hereden (si es que lo logran), ya que en Cataluña se aplica una escala semejante a la del I.R .P.F.

QUIERO: Que la ITV , que en Melilla cuesta 19,00 EUR, sea la que yo pague aquí en vez de los 44,65 EUR que yo desembolso.

QUIERO: Que de las seis salidas por carretera que tiene por ejemplo la ciudad de Madrid, sean de pago al menos cinco, como ocurre en Barcelona.

QUIERO: Que cuando mis hijos empiecen el curso tengan los libros de texto gratis como en Extremadura y no gastarme entre 200 y 300 euros como aquí y ahora.

QUIERO: Que la red de autopistas que atraviesa Andalucía, Extremadura, Murcia, Castilla-La Mancha y Castilla-León sea totalmente de pago y tan cara como la que cubre Cataluña, y no gratuita como ahora a pesar de que la densidad de su tráfico es 1/5 parte de nuestras autopistas.

QUIERO: Implantes dentales GRATUITOS como en Extremadura.

QUIERO: Por si cambio de opinión algún día, cambio de sexo GRATUITO como en Extremadura.

QUIERO: Que cuando vaya a comprar un ordenador a mis hijos, tenga una subvención igual que en Andalucía, País Vasco, Cantabria, Asturias etc.…

QUIERO: En definitiva, SER IGUAL QUE UN CIUDADANO EXTREMEÑO, ANDALUZ, MANCHEGO, CASTELLANO O LEONÉS.

Como pensionista, tendré unos ingresos idénticos que cualquier otro semejante a mí. Por eso, cuando yo sea IGUAL que todos los españoles, con todo lo que me sobre, gustosamente

¡¡¡ SERÉ SOLIDARIO !!!

Mientras tanto, como soy solidario a la fuerza: NO QUIERO SABER NADA DE ESOS SEPARATISTAS ESPAÑOLES E INSOLIDARIOS CON CATALUNYA



ELLOS SON LOS SEPARATISTAS
ELLOS SON LOS INSOLIDARIOS

2 comentaris:

Anònim ha dit...

A ver si dejas de manipular la información y te lees un poco más las respuestas coherentes que se te ofrecen

Con actitudes como la tuya no vamos a ningún lado

Te recuerdo la respuesta que te ofrecieron... por favor, léetela y cuestionáte un poco el tema vale?

YO SUSCRIBO PLENAMENTE ESE MANIFIESTO.

Antes de lo cuál, le preguntaría a attonita, cuánto de todo eso que “quiere” y no tiene, es responsabilidad de la Generalitat de Catalunya y cuánto del Gobierno de España.

En cualquier caso, me sumo al manifiesto.

Las desigualdades demuestran el fracaso de cualquier modelo autonómico “asimétrico” y la necesidad de dar marcha atrás, revisar el actual, y proceder a equilibrar el sistema para que no existan privilegios de unas comunidades sobre otras, por razones políticas.

Hasta un niño entiende que pretender la “solidaridad entre territorios” esconde un profundísimo y egoísta afán de insolidaridad, dado que cuando los criterios dejan de ser en función de los ciudadanos para ser en función de los territorios, los privilegios concedidos al pobre o al menos favorecido, son concedidos por igual al rico o al más favorecido, dado que no es este el criterio sino el del territorio, y en todo territorio hay ricos y hay pobres. Se da así la circunstancia de que se favorece la desigualdad, de forma tal que el rico de una comunidad puede ser más rico que el rico de otra, por el solo hecho de pertenecer a esa comunidad, mientras el pobre de una comunidad, puede ser más pobre que el de otra, por el simple hecho de pertenecer a esa comunidad.

No es aconsejable este sistema de castas que se agudiza con el paso del tiempo.

Por eso, yo también tengo mis “quiero”,…

Mis “QUIERO”:

Yo quiero que las instituciones catalanas no sigan pretendiendo engañar, primero a los ciudadanos catalanes y después a todos los demás.

Yo quiero que el presidente de la Generalitat, cobre 54.000 euros/año, como el presidente de Extremadura y no los 164.000 euros /año que cobra Montilla (que suponen un 203% más que el sueldo del extremeño).

Yo quiero que todos los extremeños puedan llevar a sus hijos al colegio Alemán, como Montilla.

Yo quiero que todas las comunidades puedan abrir oficinas diplomáticas en Madrid (¿?), Londres, París, Berlín y Nueva York, como Cataluña.

Quiero que sea posible el traslado de la CMT y de la sede del Secretariado de la Unión por el Mediterráneo a Extremadura.

Quiero que si el Tribunal Supremo anula el traslado de la CMT a Barcelona, y a pesar de ello, esta sede no se traslade forzosamente a Cataluña por ser Cataluña y como fruto de un tejemaneje político sino que sea una decisión avalada por argumentos de peso, eficiencia y conveniencia.

Quiero que Extremadura o cualquier otra, tengan posibilidades de optar a cualesquiera de esas sedes y que toda alternativa a Madrid, deje de ser, únicamente, Barcelona.

Quiero que el País Vasco acoja el mismo número de inmigrantes que la Comunidad Valenciana. Y que San Sebastián disponga de la misma inmigración, un 17% de su población, que Castellón.

Quiero que sea posible que, como ocurre en muchas pequeñas ciudades de Alicante, por ejemplo en Mondragón, pueda existir un 60% de población inmigrante.

Quiero que el País Vasco deje de gozar de una situación de privilegio en cuanto a la financiación, cuando además, es una de las regiones más ricas de España. Quiero la anulación del cupo vasco.

Quiero que las comunidades que gozan de sus propias fuerzas policiales, no contribuyan a mi gasto, cuando han de echar mano de las FFSSE cuando se ven desbordadas. Porque esto para comunidades como la valenciana o la extremeña, supone tener que contribuir doblemente al mismo concepto de gasto: el propio y el ajeno.

Quiero que no sea posible derogar por decreto un trasvase de agua cuando el agua es para Almería, Murcia y la Comunidad Valenciana y que sea posible, utilizar parte del trasvase derogado por decreto cuando se trata de llevar agua a Barcelona.

Quiero que no sea posible que una tierra, históricamente mucho más seca y menos rica que la provincia de Barcelona, como lo es Almería, tenga que verse en la obligación de llenar barcos de agua para abastecer Barcelona, como si Barcelona fuese una región de Senegal, dado que sabemos que dista mucho de parecerse a ello.

Quiero que los fastuosos gastos de expos, forum y olimpiadas, sean asumidos por cada comunidad y no por todos los españoles, incluídos los extremeños, siendo que sin embargo los posibles beneficios se quedan en la localidad donde se celebran los eventos, como ocurrió con las Olimpiadas de Barcelona 92, a las que contribuímos con nuestros impuestos todos los españoles.

Quiero que las empresas dejen de tener facilidades y subvenciones por instalarse en el País Vasco o en Cataluña.

Quiero que las sanciones de la UE por el motivo anterior, no las paguemos todos los españoles como sucede actualmente. Quiero que las paguen las comunidades que otorgan esas subvenciones prohibidas por la UE.

Quiero que los asturianos tengan el mismo presupuesto para doblar sus películas al bable, que catalanes y vascos para doblar sus películas al catalán o al vasco.

Quiero que, mientras existan otras prioridades, ninguna comunidad, subvencione, como la Generalitat Catalana y el Ayuntamiento de Barcelona, películas de Woody Allen. No creo adecuado que Barcelona tenga casos como el del Carmel y sin embargo se gasten 500.000 euros la Generalitat y 1.000.000 euros el Ayuntamiento de Barcelona, en la película de Woody Allen.

Quiero que todas los gobiernos de todas las comunidades puedan subvencionar a “su prensa”, como la Generalitat a la suya, con 26 millones de euros anualmente, en un gasto que es creciente.

Quiero que todos los gobiernos de las comunidades puedan promocionar la investigación en los siguientes apartados y asignarles las mismas cantidades, como la Generalitat de Cataluña subvenciona a los siguientes: La sección filológica (150.000 euros), la campaña institucional La TDT llega a Cataluña (299.000 euros) y la construcción de un museo del exilio en la Junquera (250.000 euros).

Quiero que todas las comunidades sean lo suficientemente ricas, para que todos los gobiernos autonómicos puedan subvencionar con 600.000 euros a un solo periódico, para la edición de cuatro libros, como la Generalitat de Catalunya subvencionó a Corporació Catalana de Comunicació, empresa editora del diario Avui, para dicho fin. Quiero que todos los gobiernos de las comunidades, como la Generalitat Catalana, puedan conceder una subvención de 4,5 millones de euros (755 millones de pesetas) a cualquier fundación, como la Generalitat de Catalunya a la Fundació Bernat Desclot, accionista mayoritario del diario “Avui”, cantidad que suponía el 60% de todas las ayudas de la consejería de Presidencia de la Generalitat de ese año.

Quiero transparencia de todas las instituciones incluídas las catalanas y las vascas, y que no sea posible ocultar, como ocultó la Generalitat Catalana en 2002, la subvención antes citada de 4,5 millones de euros, que inicialmente no fue publicada en el Diari Oficial de la Generalitat Catalana (DOGC) como es preceptivo.

Quiero que los gobiernos de las comunidades autónomas, no derrochen su dinero, como la Generalitat de Catalunya, subvencionando con 1.300.000 euros a varias organizaciones catalanistas, que siguen los mandatos ideológicos de ERC, en Valencia. En 2007, la Institución Cívica y del Pensamiento Joan Fuster y Acción Cultural del País Valenciano han recibido una subvención de la Generalitat Catalana por valor de 1.300.000 euros, repartidos en dos años por la adquisición y rehabilitación del Edificio El Siglo, que se encuentra en València. Esta rehabilitación transformará el equipamiento en un centro cultural. El año 2006 esta fundación valenciana, catalanista, recibió más de 500.000 euros. Este movimiento ha protagonizado iniciativas como la creación de la red de repetidores de TV3 en Valencia, las manifestaciones del 25 de Abril, el Correllengua (contra el español) o los Casal Jaume I. Derroches con afán imperialista.

Quiero que todas las comunidades autónomas, puedan invertir entre 17.000.000 y 37.000.000 de euros como invierten respectivamente los gobiernos vasco y catalán en la realización de films de producción propia, en catalán y euskera.

Quiero que en todas las comunidades se pueda subvencionar como en la catalana, con hasta un 20% el total de la inversión de las pymes, como subvencionan el ICO y la Generalitat Catalana a las pymes en Catalunya.

Quiero que se acaben injusticias tales como que un diario como “Público”, perciba 92 veces más en subvenciones que los ciudadanos catalanes. Fue el propio Público el que en un reportaje denunciaba que los directivos de las empresas del IBEX-35 ganaban 17 veces más que sus trabajadores. A raíz de lo cuál, Expansión, publicaba que Mediapro, propietaria de Público, había recibido de la Generalitat Catalana 1.340.000 euros, mientras el gasto o subvención media por cada catalán en 2008 era de 4.820 euros (92 veces menos de subvención que el diario “Público”).

Quiero que, no obstante, si se producen subvenciones como la anterior, se conozcan los motivos de ambos, para alcanzar estos suculentos acuerdos. Los de la Generalitat de Catalunya para subvencionar a Público con 1.340.000 euros y los de Público, para “dejarse querer” de esta forma. Porque, nada se subvenciona “porque sí” y solo “porque sí”.

Quiero que todos los gobiernos autonómicos puedan subvencionar con 26.000.000 euros a “sus sindicatos”, como la Generalitat Catalana subvenciona a los sindicatos catalanes.

Quiero que las comunidades autónomas dejen de subvencionar a fundaciones de partidos, como la Generalitat Catalana subvenciona con 944.756 euros a las fundaciones: la Rafael Campalans (PSC), 249.992 euros; la Ramon Trias Fargas (CDC), 208.137; la Josep Irla i Bosch (ERC), 172.519; La Nous Horitzons (ICV), 161.530; la FAES (PP), 90.676, y la Miquel Coll i Alentorn, 61.902. Eso debería ser cosa de los partidos políticos. No es justo que ese 30% a 40% de gente que se abstiene o no milita, contribuya con sus impuestos a financiar partidos políticos, que le son ajenos, por obligación.

Quiero que todas las comunidades, como la Generalitat de Catalunya, puedan subvencionar la suscripción a un periódico de amplia difusión en Cataluña, o sea a un periódico catalán, a todo aquél que cumpla dieciocho años.

Quiero que ninguna comunidad autónoma, despilfarre, como la Generalitat de Catalunya en subvenciones tales como la de 2005, de 548.000 euros a la Asociación Òmnium Cultural “para contribuir a la realización de las actividades y proyectos de la entidad en 2005”, cuando dicha asociación ha estado tres años promoviendo boicots contra los productos “españoles”. Una de las recomendaciones de dicha asociación es la siguiente: "El catalán siempre ha de aparecer, en primer lugar y en situación preferente, como la lengua propia de los Países Catalanes. Por tanto, a partir de ahora, y de forma progresiva, fomentaremos la compra exclusiva de aquellos productos que incorporan el catalán en el etiquetado y en la publicidad, y promoveremos un boicot activo con aquellas empresas y productos que no cumplan con estos mínimos requisitos lingüísticos".

No quiero que nos suceda a todos, como ocurre en Cataluña, que deniega 2.500 ayudas al alquiler, por falta de presupuesto en la convocatoria de 2007, que con 30 millones de euros, ha dado para 14.000 subvenciones, mientras se subvenciona a colegios franceses, con 3.000.000 de euros para que se impartan clases en catalán en dichos colegios.

Yo quiero que todas las comunidades puedan subvencionar a sus escritores y guionistas por hacerlo en su lengua, como la Generalitat de Catalunya subvenciona a los escritores y guionistas por hacerlo en catalán, en paquetes de subvenciones desde los 12.000 euros.

Yo quiero que todas las comunidades dispongan de 9.000.000 de euros para subvencionar a las entidades deportivas, como la Generalitat de Catalunya destina dichas partidas a las selecciones deportivas catalanas, formadas por deportistas de menor nivel, puesto que, por lo general, el deportista de élite renuncia a dicha selección por querer pertenecer a la española, con más posibilidades reales de cara a su proyección personal en el plano deportivo.

Yo no quiero que las comunidades autónomas, despilfarren lo que la Generalitat de Catalunya, con 62.000.000 euros de subvención a la Plataforma Pro Selecciones Catalanas, para un spot de 20 segundos, emitido exclusivamente en Cataluña, durante un mes, en el que la bandera catalana acaba haciendo desaparecer a la española. La subvención incluye el spot y ayudas a la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC).

Yo no quiero que el departamento de Comercio de las comunidades autónomas, se dedique, como el de la Generalitat de Catalunya, a convocar concursos para subvencionar organizaciones de consumidores que condicionan el derecho a percibirlas al uso en exclusivo del catalán

Yo quiero que todas las comunidades autónomas tengan la posibilidad de subvencionar con 14.000.000 de euros a compañías aéreas, como la Generalitat Catalana subvencionó a la cuestionada Ryanair, para potenciar el aeropuerto de Girona.

Yo quiero que la Generalitat de Catalunya subvencione a Nokia para que el catalán aparezca en sus móviles, siempre y cuándo otras necesidades básicas de los catalanes estén cubiertas.

Yo no quiero que baste a las empresas de las comunidades autónomas, como ocurre con las catalanas, con decir que venden poco debido a los “boicots”, para que perciban subvenciones de la Generalitat de Catalunya., como anunció Huguet en 2005.

Yo no quiero que ocurra en las comunidades autónomas que sea posible, como en la Generalitat de Catalunya, que Bargalló conceda una subvención de 60.000 euros, a una fundación de ERC, en el cuarto trimestre de 2004, sin justificar, sin concurso ni publicidad ni concurrencia ni objetividad, simplemente porque es una fundación de su partido.

Yo quiero que el “Gobierno de España” (ese eslogan preelectoral), subvencione por igual a todas las comunidades para el uso de las lenguas en el ámbito de las nuevas tecnologías y no dotando unilateralmente a la Generalitat de Catalunya con 9.000.000 de euros, el total del presupuesto, del que la Generalitat se encargará de la “infraestructura logística”.

Yo no quiero que la Generalitat subvencione con cantidades del entorno de 7.000.000 de euros a un señor que se dedica a organizar verbenas y ferias, que se encarga de organizar la Feria de Abril Andaluza en Barcelona, calificado por un tal Pedro Morón de la Fuente (Presidente de Catalònia Acord y Miembro de Els altres andalusos) como el “Nelson Mandela de los andaluces catalanes”, por el simple hecho de que el sujeto receptor de las subvenciones, manifiesta a la Generalitat, tener el control de 1.500.000 votos de andaluces en Cataluña. Me parece una absoluta falta de respeto a los andaluces y un bochornoso intento de compra de votos, que se lleva produciendo con todos los gobiernos de la Generalitat de Catalunya.

Yo quiero que todas las comunidades autónomas, tengan la posibilidad que tienen los catalanes con la Generalitat de Catalunya, que carga con el coste de hasta seis meses de alquiler impagado a los propietarios que sufran impagos, según anunciaron en junio de 2007.

Yo no quiero que todas las comunidades autónomas inviertan, como la Generalitat de Catalunya, en subvenciones a emisoras de radio como Radio Taxi, de emisión en castellano, para envolverlas, unas horitas al día, con el tufillo nacionalista, para embaucar al castellano-parlante residente en Cataluña hacia el voto nacionalista o para sacar de la abstención a los ciudadanos catalanes de las zonas industriales que votan estadísticamente un 12% menos en las Autonómicas que en las Generales.

Yo no quiero que ocurra en las demás comunidades autónomas como courre en la que gobierna la Generalitat de Catalunya, donde José Montilla ha puesto en marcha un sistema de deducciones fiscales que privilegia a aquellas empresas que apoyan la lengua catalana y arrinconan el uso del castellano. Para obtener una rebaja en el IRPF, es suficiente con subvencionar a organizaciones catalanistas que figuran en un censo de la Generalitat Porque de hacer esto las demás, sería considerado por los catalanes como un “boicot”.

Yo no quiero que el dinero de las sanciones por rotular solo en castellano, en Cataluña, se destine a subvenciones para estudios extrañísimos, carentes de interés para el ciudadano catalán, y que en muchos casos ni siquiera existen.

Yo no quiero que suceda en las demás comunidades, como en Cataluña, que la Generalitat de Catalunya, cierra una emisora extremeña por hablar solo en castellano, dejando sin empleo a los trabajadores de la misma y a la audiencia sin esa posibilidad radiofónica, cuando la Generalitat despilfarra en subvenciones lo que no está en los escritos.

Yo quiero que todas las comunidades tengan la posibilidad de subvencionar, como la Generalitat de Catalunya, a través del Instituto Ramón LLull, a empresas editoriales la traducción de obras literarias y de pensamiento.

Yo no quiero que ERC (más exactamente Carod Rovira, siendo vicepresidente de la Generalitat), despilfarre el dinero de todos los catalanes en subvenciones como las siguientes:

- Sobirania y Progrés, entidad próxima a ERC destinada a favorecer (?) la independencia de Cataluña. Entre los beneficiarios de esta subvención están Joel Joan; el vocal del Consejo General del Poder Judicial López Tena y la escritora y diputada de ERC Maria Merce Roca: 125.000 euros

- FreeCatalonia.Com. Destinada a promover (?) la independencia de Cataluña. Cobrará 11.500 euros

- Associacio "Coneixer Catalunya", promovida por el ex socialista y hoy independentista Jaume Sobrequés. 100.000 euros.

- Fundacio Cultura, del "historiador" de ERC Oriol Junqueres. Éste, habitual en los programas de TV3 sólo ha realizado para esta fundación 11 conferencias por las que percibirá 11.363 euros por conferencia... Total 125.000 euros

- Fundacio Reeixida. Próxima a ERC percibirá 78.000 euros. No existe constancia de que haya realizado actividad alguna durante 2007

- Club FNEC: Su finalidad es la "reconstrucción nacional de Cataluña".Aparentemente no tiene actividad alguna: 20.000 euros

- Associacio Amics de la Bressola, de Perpiñán. Para construir una escuela donde enseñar (?) catalán cobrarán 2.6 millones de euros

- Ayuntamiento de Perpiñan: 120.000 euros

- Federacio de Escoles Valencianes: 290.000 euros. Para financiar la enseñanza del catalán en Valencia.

- Entidades de Valencia, Baleares y el sur de Francia próximas a la ideología catalanista: 5.237.000 euros sólo el último trimestre de 2007

Yo no quiero que en las demás comunidades autónomas, se despilfarre como lo hace la Generalitat de Catalunya, como nos dio a conocer El País, en marzo de 2008, en gastos obscenos, tales como:

- Diseño de un parchis troquelable para Joan Puigcercós: 11.368 euros

- Juegos para móvil en catalán: 6.000 euros

- Identificación de oportunidades de mejora en el departamento de Puigcercós: 136.800 euros

- Análisis de la gestión del departamento de Accion Social (ERC): 143,780 euros

- Creación del portal ficticio "Patrimoni.Cat": 295,727 euros

Yo no quiero que ocurra en las demás comunidades, como ocurre con la que gobierna la Generalitat de Catalunya, que el blog de Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, cueste a los ciudadanos catalanes 262.000 euros anuales (120.000 ptas. al día).

Yo no quiero que suceda en otras comunidades, como en la catalana, que el autobombo, cuesta a los ciudadanos catalanes 1.300.000 euros, como cuesta la campaña del Ayuntamiento de Barcelona “Visca Barcelona”

Yo no quiero que en las demás comunidades suceda como en Cataluña que se dedican ingentes cantidades de dinero para las siguientes subvenciones y estudios:

- "Informe sobre las nuevas expresiones musicales en Cataluña", 2.000.000 euros

- "Estudio sobre la danza y el baile del cirio en Castellterçol", 1.000.000 euros.

- "Dossier sobre las relaciones internacionales en la política de los países nórdicos", 2.000.000 euros

- "Estudio previo para una Sala de Mapas", 2.000.000 euros.

- Cinco informes acerca de "los usos lingüísticos de los andorranos", 21.000 euros.

- "Análisis del grado de hibridación entre la codorniz común y la codorniz japonesa", 11.872 euros

- "Valoración de las necesidades formativas de las Fuerzas Armadas españolas", 11.950 euros

- "Estudio de la organización interna del gabinete del consejero Salvador Milà", 10.000 euros

- "Análisis de las relaciones entre Cataluña, España y Europa", 12.000 euros

- "Estudio para explorar un nuevo logotipo de la Generalitat" (tras la exploración, decidieron mantener el de toda la vida), 26.100 euros

- "Puesta en escena de un acto del Estatut en el castillo de Miravet", 11.948 euros

- "Informes sobre la concha brillante en Cataluña", 21.870 euros

- "Estudio sobre el estado actual de la gaviota corsa en la costa mediterránea", 22.000 euros

- "Evaluación del uso del idioma catalán en los restaurantes", 58.900 euros.

Es decir, desde que el partido de Joan Puig, ERC, pisa moqueta, se gastan 16.000.000 ptas. diarios en este tipo de “informes”.

Etc., etc., etc.,…

Yo quiero, yo quiero, yo quiero,… Yo también quiero que me toque la lotería pero no me toca. Y no por ello me cruzo de brazos, mientras aceptando el tópico andaluz relativo al esfuerzo y el trabajo, me lo aplico a mí mismo, sentado mirando a “Madrit”.

Yo quiero, que los ciudadanos catalanes, los primeros perjudicados por todo ésto, abran los ojos de una vez y levanten sus voces para exigir no seguir siendo manipulados. Porque quizá, el problema de Catalunya no sea, como la Generalitat de Catalunya pretende hacernos ver, lo español ni los españoles sino ella misma y su tejido clientelar a prueba de mafia rusa.

Yo quiero que los políticos catalanes, dejen de engañar a los catalanes, y se deshagan de su obsesión por lo catalán que no es eso sino que es una enfermiza obsesión por “Madrit” y comiencen a gobernar con sensatez Catalunya para los catalanes. Que con eso habría suficiente.

Yo creo, que las instituciones catalanas deben dejar de engañarse a sí mismas, a los catalanes y a los demás, si no quieren seguir en el retroceso emprendido, para lo que deben entender que su problema no es ni Extremadura ni Andalucía, ni las balanzas fiscales, ni nada de eso, y que quizá el problema de Cataluña sea el sistema institucional allí instalado, basado en el tejido de una red absolutamente “clientelar” que, transversalmente, se ha fabricado desde hace décadas, siendo amplificada por todos y cada uno de los gobiernos catalanes, que se dedican a cosas bien diferentes y algunas muy exóticas, desde las instituciones catalanas, como si dichas instituciones fuesen propiedad privada de sus políticos, suyas, y no de los ciudadanos que han elegido en las urnas a sus políticos, no para mangonear, no para actuar como verdaderas mafias, no para subvencionar el compadreo político, no para comprar voluntades, no para adquirir favores, no para propagandear mentiras, no para influir en opiniones, no para conducir conciencias, no para mandar pensar, no para obligar a ser algo a alguien, no para educar en la “culturilla” del nacionalismo talibán, no para el intercambio de nacionalismo por votos, sino para resolver los problemas de los ciudadanos y para contribuir a no crear más, para gestionar bien el dinero público de los catalanes, que no se merecen a los políticos que tienen que son, cada día más inmunes a los verdaderos problemas de los catalanes, más hipócritas en sus planteamientos victimistas, más falsos en el reconocimiento de la realidad, y más fervorosos competidores del concurso de la incompetencia, presos de la más absoluta estupidez humana que pueda encontrarse a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Martí Cabré ha dit...

En un bloc no anònim, espero que els comentaris no siguin anònims, per elegància.